Estoque de muerte al nombramiento “accidental” de la Intervención Municipal

Y con ello la seguridad de que se ha terminado la frivolidad con la que, de forma reiterada, se ha tratado la función de intervención en los últimos 20 años en el ayuntamiento de Valdemorillo.

No exageramos si decimos, porque es la verdad, que desde julio/1999 hasta el día de hoy, han pasado por Valdemorillo 19 interventores, o funcionarios que como tal firmaban. Curiosamente quien con mucha diferencia ha sido el que más ha durado ha sido un interventor accidental que ha estado desempeñando esta función, de forma ininterrumpida, desde enero/2008, hasta agosto del 2015. De nuevo se reengancho en esta función en febrero/2016 hasta que en junio/2017 se incorporó la última titular de esta plaza, que según la última información ha dejado a esta plaza sola y desconsolada, a su suerte.

El nombramiento accidental, según la norma que lo regulaba, era eso: circunstancial, residual y accidental al cual se podía llegar si se agotaban los recursos a otros tipos de nombramiento de los cuales no hay constancia documental de que así fuera. Es decir, en Valdemorillo se iba la persona titular de ella plaza, o se la echaba pagándola 6 meses de permiso retribuido, y a regalón seguido se hacia el nombramiento accidental en la persona que interesaba.

¿Es este el proceso que se ha pretendido realizar en estos momentos? Lo desconocemos pero sí somos conocedores que el 17 de marzo último se ha publicado el Real Decreto 128/2018 que hace una nueva regulación de los funcionarios habilitados nacionales, cuerpo que incluye a los interventores y por consiguiente los criterios que se han de seguir para los distintos tipos de nombramientos. Además de los nombramientos por concurso establece los nombramientos provisionales, en comisión de servicios, acumulación y también accidentales.

Pero esta norma, que deroga la aprobada por RD 1174/1987, corta de raíz los nombramientos accidentales en Valdemorillo ya que solo permite este tipo de nombramientos en funcionarios dentro del subgrupo A1, es decir, en el caso de Valdemorillo, no hay nadie que cumpla con este requisito. Entonces, ¿por qué se ha dejado ir en comisión de servicios a la actual titular de esta plaza dejando el Ayuntamiento en una situación, desde el punto de vista económico, muy precaria?.

¿Por qué duran tan poco tiempo los interventores que son funcionarios nacionales y tanto los que no lo son? Si esta pregunta se la hacemos a los responsables municipales seguro que contestan que la razón es que estos profesionales buscan otros puestos con mas remuneración. Es posible que lleven razón, pero ¿un sueldo de Director General, es decir, grupo A1/nivel 30, en un municipio de 13.000 habitantes con una remuneración anual de 57.108,56 €, más antigüedad, es un sueldo bajo? Compare y juzgue.

En cualquier caso el funcionario está en su derecho buscar otros puestos de trabajo. Si quiere ejercerlo que lo haga pero con todas las consecuencias y no dejando el puesto reservado hasta que le apetezca dejarlo libre. Pero también está el Equipo de Gobierno que tiene la obligación de mantener el servicio de intervención de forma permanente y en óptima situación de desarrollo.

Nosotros creemos que hay otros problemas que los sucesivos gobiernos municipales nos han escondido, engañándonos de forma deliberada e interesada. El actual Equipo de gobierno, que ha dejado ir a la persona titular de este puesto debe dar explicaciones. Ya hizo lo mismo, estando en funcionamiento el pentapartito en febrero del 2016, y no queremos que pase lo mismo que en aquella ocasión: ninguna explicación.

La Junta Directiva

Valdemorillo, 19 de junio de 2018