Difícil saber a qué atenernos

Cuando las manifestaciones, decisiones y actuaciones son erráticas es seguro caer en contradicciones de bulto, importantes.

Esto es lo que con mucha frecuencia encontramos en el Ayuntamiento de Valdemorillo, y cuando decimos Ayuntamiento nos referimos a sus órganos de poder: Alcaldía, Junta de Gobierno y Pleno Municipal al que pertenecen, conviene recordar, todos los concejales, los del gobierno y los de la oposición.

Ponemos un ejemplo de la contradicción entre lo que dicen y lo que hacen o dejan hacer:

El pasado 19 de enero el Pleno de la corporación discutió la conveniencia, o no, de la gestión de la organización de la feria taurina de San Blas 2018 por el Ayuntamiento, en lugar de que lo hiciera el contratista en base a contrato firmado en el año 2002 con una duración de 12 años ampliado después a 25. Pues bien, la votación de esa propuesta de la alcaldía fue rechazada con los votos en contra de IU-Podemos y la abstención del PP, PSOE y C´s.

En los plenos celebrados en febrero y marzo hemos podido escuchar preguntas relativas a gastos pagados directamente por el Ayuntamiento y relacionados con pagos a novilleros y ganadería. En total, según nuestras notas, unos 50.000 €,. Ante estos pagos que, como es evidente, van en contra de lo acordado por el Pleno, ninguno de los concejales de los que no quisieron aprobar la alternativa presentada por el gobierno han realizado ni una sola protesta o recriminación, ¡Como si no fuera con ellos!. No sabemos lo que, en relación a estos pagos, haya manifestado la interventora, que para algo está, y no solo para comprobar si el gasto está respaldado por partida presupuestaria y esta tiene crédito suficiente, sino también que el gasto cumpla los acuerdos también es importante.

Ante esta falta de coherencia entre el discurso, la decisión y la actuación, los ciudadanos nos debemos preguntar, ¿qué esconden todos los grupos políticos en relación a la organización y pago de la fiesta taurina de Valdemorillo? ¿ Tienen todos algo que esconder o simplemente no tienen la menor idea de lo que están diciendo o haciendo? ¿Hay algún interés inconfesable que todos pretenden esconder?

Resulta curioso que un detalle, no menor, como es el compromiso del contratista de organizar 5 corridas/novilladas año tras año se vea vulnerado por el contratista al organizar menos festejos y sin embargo, el Ayuntamiento paga mucho más de lo contractualmente estipulado y sin embargo los concejales callan y callan. Y no hablemos de los escalafones comprometidos de los toreros cuyo exponente máximo ha sido este año donde dos toreros entraron en la plaza como novilleros. Difícil tesitura para cumplir los requisitos mínimos del escalafón contemplado en contrato.

Todo esto huele a podrido y solo se soluciona con información de todos los detalles que, el Ayuntamiento, niega sistemáticamente.

¡ALGO ESCONDERA CUANDO NO QUIERE ENSEÑARLO!

La Junta Directiva

En Valdemorillo, el 18 de abril de 2018