Poniendo las cosas en su sitio

Por muy legítimos que puedan parecer “Los fines no justifican los medios”

A veces las primeras apariencias percibidas, aunque se nos muestren beneficios con todas las apariencias de buenos, pueden esconder intereses y beneficios perversos.

¿Hay alguien que pueda no estar de acuerdo en que una Entidad de Conservación acuda a los Tribunales para cobrar una supuesta deuda de uno de sus vecinos?

Pues miren lo que dicen los tribunales, que ¡NO TODOS LOS MEDIOS SON VALIDOS!

Copia literal:

“Carece de sentido sostener la competencia de la jurisdicción civil para declarar la existencia de una obligación de carácter administrativo que, además, resulta exigible directamente mediante la vía de apremio, con las consiguientes garantías jurisdiccionales de otro orden, sin que pueda admitirse que los estatutos de la propia entidad puedan contener normas que determinen la jurisdicción que ha de resultar competente, habilitando -como en este caso sucede- a la propia entidad para seguir a su elección la “vía de apremio” o la “vía civil”, de modo que, como sostiene la parte recurrente, la primera sea un privilegio concedido por el legislador, que puede usar o no, pero que no puede suponer una renuncia o imposibilidad de acudir a la vía civil.”

Y esto es lo que dice la juez de instrucción titular del Juzgado nº 4 de San Lorenzo de El Escorial en su auto nº 344/2017 de fecha 21/12.2017 sobre reclamación civil realizada por una E.U.C.C. de Valdemorillo contra uno sus vecinos. En este auto se hace eco de iguales manifestaciones realizadas por los magistrados del Tribunal Supremo:

ANTONIO SALAS CARCELLER, en auto de fecha: 30/05/2012

IGNACIO SANCHO GARGALLO, en sentencia de fecha 10/02/2015

EDUARDO BAENA RUIZ, en auto de fecha 18/03/2015 

Es claro y evidente que esta interpretación que, sobre la relación de las Entidades Urbanísticas con sus miembros y con el Ayuntamiento, hacen estos tres magistrados del TS, es un autentico torpedo en la línea de flotación de las Entidades Urbanísticas Colaboradoras de Valdemorillo y la del propio Ayuntamiento.

El que la Juez titular del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción nº 4 de San Lorenzo de El Escorial haya decidido tomar esta postura, aun sin haberlo pedido el vecino denunciado, es una clara muestra que la guerra ha comenzado: Las Entidades Urbanísticas Colaboradoras tendrán que ceñirse escrupulosamente a sus funciones y, si se quieren hacer efectivos los saldos impagados por los vecinos, el ayuntamiento de Valdemorillo tendrá que ejecutar la vía de apremio para el cobro de las cuotas impagadas. ¡NO HAY OTRA VÍA!

¿Cómo quedaran los altísimos saldos impagados que se mantienen en estos momentos en la mayor parte de las Entidades? ¿Los tendrán que pagar los vecinos que sí pagan sus cuotas religiosamente? ¿Cómo se financiaran los gastos que las cuotas impagadas deben cubrir?

La Junta Directiva

En Valdemorillo, el 10 de abril de 2018