Mes: enero 2017

Más que un despropósito

La situación que se vive en estos momentos en nuestro Ayuntamiento, en lo relativo al Cuerpo de la Policía Municipal, es realmente preocupante.

Ya en nuestro anterior comunicado nos referíamos a este problema. Por lo que hemos podido vivir en los últimos días: leer en las redes sociales y oído en ciertos medios de radiodifusión no parece que el problema este remitiendo, más bien lo contrario.

Se equivoca quien quiera convencernos o hacernos pensar que el origen del problema es la implantación de un nuevo cuadrante de servicio de los miembros del Cuerpo de Policía Municipal. En P.AN.V creemos que esta implantación ha sido la gota de agua que ha desbordado el vaso, que ya estaba lleno. Lleno de despropósitos y malas actuaciones de gobiernos anteriores, en todos ellos la responsable máxima era la Sr. López Partida, y que el actual no ha sabido o no ha querido afrontarlo con la prontitud, decisión y autoridad que el tema merece. Hay dos miembros de la Junta de Gobierno, Dña. Gema González y Dña. Rosario Cámara que conocían, en detalle, la problemática del personal y específicamente el de la Policía. Es evidente que no han ejercido su función de forma responsable. A ellas compete dar las explicaciones pertinentes.

El problema que se plantea como exclusivo de la Policía, creemos que su espectro es bastante mas amplio y abarca, no nos cabe ninguna duda, a todo el personal funcionario e incluso nos aventuramos a manifestar que también al personal laboral.

Por ello creemos oportuno ampliar con información específica nuestro anterior comunicado que trataba el asunto de forma general y sin aportar documento alguno.

Es nuestra opinión que el problema se empieza a gestar cuando el 22 de diciembre de 2004 el Pleno aprueba el pacto o acuerdo del personal funcionario que llevaba implícito el compromiso de realizar una RPT y como es preceptivo, para su entrada en vigor, la correspondiente publicación en el BOCM que la debe hacer, ordenar, la Delegación del Gobierno.

C
onocemos la existencia de un comunicado de la Delegación del Gobierno, de fecha 28 de febrero de 2005, en el que se puede leer, ver documento, como la Delegación del Gobierno pide al Ayuntamiento anule el acuerdo de pleno porque se han extralimitado en ciertos aspectos económicos y socio-laborales.

Simultáneamente a este proceso el Ayuntamiento realiza una RPT que se presenta a la aprobación del pleno que se celebra el 17 de febrero de 2005. De la lectura del acta de esta sesión se puede observar cómo se engaña a los miembros de la corporación y a todo el pueblo cuando manifiestan que la señora interventora, Dña. Ana María García no ha aportado el preceptivo informe sobre la RPT pero aun a pesar de la ausencia del preceptivo informe se aprueba provisionalmente la RPT dado que de no hacerlo no se podrán pagar las nominas del personal funcionario.

Decimos que hubo engaño porque resulta que el informe sí existía (se puede ver en el siguiente documento), pero eso sí, con varios reparos. De una lectura detenida del acta de la sesión se puede observar que bien los intervinientes o bien en la propia redacción entran en contradicciones. Niegan la existencia del informe, pero la Sra. López Partida reconoce conversaciones con la interventora para que quitase los reparos.

De la interventora nunca más se supo. Sobre el requerimiento de la Delegación del Gobierno se sabe que el asunto se trató en el pleno celebrado el 21 de abril de 2005 en el que se aprobaron ciertas modificaciones del acuerdo o pacto para someterlo a norma. Desde este momento perdemos toda pista sobre el asunto. Lo que sí se sabe es que el Acuerdo no está publicado, como es preceptivo para su entrada en vigor, pero desde esa época hasta la fecha de hoy se vienen pagando las nominas del personal funcionario sin ningún tipo de reserva u objeción y en sus importes trasgreden lo estipulado en el artículo 7.2 del Real Decreto 861/1986. La Sra. López Partida, responsable desde el primer momento, debe dar amplias explicaciones.

El acuerdo, no publicado, establecía una jornada laboral anual para los funcionarios de 1.502 horas de trabajo. Entendemos que esta jornada, en cumplimiento del artículo 23.1 del Decreto 112/1993 que desarrolla la Ley 4/1992, que dice: “La jornada de trabajo de los miembros de la Policía Local, en computo anual, será la misma que se señale para el resto de los funcionarios del respectivo Ayuntamiento”, era única, también para los miembros del cuerpo de la Policía Municipal.

Aun a pesar de la no publicación del acuerdo o pacto no se conoce ninguna protesta, lo que hubiera sido normal y racional, por parte de la Junta de Personal y de todos los funcionarios, exigiendo al ejecutivo la publicación de lo acordado. Es evidente que el silencio cómplice, de todos menos de la policía, ha funcionado en este periodo de 12 años. Decimos de todos menos de la policía que con una cierta periodicidad lanzan alguna campaña de protesta, de pintadas (actos vandálicos como los califico la Sra. López Partida y de distribución de panfletos realizados el día 12.01.2011. Todo según queda registrado en nota de prensa del Ayuntamiento del 15.01.2011

Pero como suele ocurrir, la avaricia rompe el saco y la mentira y el engaño se terminan conociendo.

El pacto, ese desconocido, tenía como estipulaciones sobre la organización del trabajo de los miembros del Cuerpo de la Policía Municipal el cuadrante 4×4, salvo en los meses de verano que era de 4×2. Estos cuadrantes no debían ser muy aceptables para quienes tenían que desarrollarlos y a finales del año 2007 tres policías y el Concejal Delegado de Personal acuerdan de forma unilateral, sin ninguna intervención de la Junta de Personal, sin manifestar cuando ni donde, modificar las condiciones de trabajo del colectivo de policía y algunas condiciones económicas. Ver texto del acuerdo.

Aquí ya sí aparece, en contra de lo estipulado sobre la jornada de trabajo, una diferencia significativa: según este nuevo cuadrante 3*6. Los policías trabajarían un total de 1.471 horas (1.375 horas en cuadrante y 96 de libre disposición “rojas”), frente a las 1.502 para el resto de funcionarios. Se desconoce si todos los policías han realizado, año tras año, ese cómputo de horas a las que estaban obligados. Un buen ejercicio de transparencia y clarificación seria publicar lo que cada número ha realizado desde el año 2008.

Como debe resultar ya obvio en todo este tinglado, este acuerdo ni está ratificado por el Pleno, único competente, ni tampoco está publicado en el BOCM, como es preceptivo. Pero, como es obvio, no se puede modificar un pacto o acuerdo como si estuviera publicado y máxime cuando existe el rechazo de la Delegación del Gobierno.

De todo esto se da fe en un informe de los servicios jurídicos del Ayuntamiento. Informe cuyo texto completo se acompaña a continuación y que fue presentado a requerimiento de los concejales de la oposición, entre quienes se encontraba Dña. Gema González, en pleno celebrado el 21 de septiembre de 2009.

De este informe de los asesores jurídicos legales del Ayuntamiento, no queda ninguna duda sobre la no aplicabilidad tanto del pacto de personal como también de este anexo que modifica en algunos aspectos lo sí negociado y acordado con la Junta de Personal.

Por si todo esto era poco, aun sin un pacto de personal en vigor, el R.D. Ley 20/2011, de 30 de diciembre establece una nueva jornada laboral en el sector publico, jornada que es confirmada por la Ley 2/2012, de 29 de junio que dice literalmente: “La jornada general de trabajo del personal del sector público no podrá ser inferior a 37 horas 30 minutos semanales de trabajo efectivo de promedio en computo anual”.

Si tomamos como referencia la organización de esta jornada en la CAM nos lleva a una jornada anual de 1.657,5 horas.

Volviendo al caso del ayuntamiento de Valdemorillo, es conocido que el personal de oficinas adaptó su jornada a 37,5 horas semanales (no entramos en otros detalles), sin embargo supuestamente la policía sigue, desde la vigencia de la citada ley 2/2012, que lo es desde 1.01.2013, con su cuadrante de 3*6, ya citado, y que supone un total de 1.471 horas al año. Si esto es correcto, se ve una gran diferencia entre la jornada oficial impuesta por Ley y la que se ejecuta por la policía, según cuadrante, en Valdemorillo.

Según estos datos, desde P.AN.V vemos difícilmente entendible todo este tinglado montado por la Sra. López Partida, máxima responsable desde el 2005 hasta el 2015. También vemos difícilmente entendible que el actual ejecutivo no pusiera encima de la mesa, el mismo día de su toma de posesión, y ante los representantes sindicales el objetivo de solucionar de forma urgente este, siendo muy generosos, DESPROPÓSITO.

Los anteriores datos lo dicen todo. Pero como datos adicionales que pueden servir para mejor poder entender la situación del clima laboral dentro del Ayuntamiento, que puede calificarse como muy malo, podemos decir:

Según la RPT un policía tendrá (datos del presupuesto del 2017) un complemento especifico de 21.731,92 €. Un funcionario, no policía, del mismo grupo y nivel (C2/16), se le asigna por ese mismo concepto, 8.338,68 €.

Si la competencia de vigilar y controlar los pactos de personal la tiene la Delegación del Gobierno y la de hacer lo mismo en relación al convenio colectivo la tiene la correspondiente Consejería de la CAM, el que en Valdemorillo, por haber denegado la Delegación la inscripción del pacto, se esté utilizando por el personal funcionario y desde hace ya 12 años, el convenio colectivo, podemos imaginarnos como estará la Delegación del Gobierno con el ayuntamiento de Valdemorillo.

Desde P.AN.V vemos el tema con suma preocupación y solo vemos la solución si a estos problemas se les da una prioridad absoluta, y poniendo por cada una de las partes lo mejor de cada uno.

La Junta Directiva

Valdemorillo, a 18 de enero de 2017

Documentos anexos:

1.- 28/02/2005 – Delegación de Gobierno – Anulación de convenio regulador personal funcionario

2.- Informe de Intervención 15/2005, de fecha 10 de febrero de 2005

3.- Acuerdo Cuadrante 3×6 Servicio Policía Local vigente desde el 01 de enero de 2008

4.- Informe de Secretaría sobre el Acuerdo Cuadrante 3×6 Policía Local, 01/01/2008

EL Cuerpo de Policía municipal de Valdemorillo

Autoridad, Confianza, Respeto, son aspectos esenciales en el ámbito de la POLICIA MUNICPAL. A los miembros de la policía se les inviste, en un primer momento, de una cierta autoridad. Es responsabilidad de los miembros del cuerpo cultivarla y ampliarla. El respeto y la confianza no se les conceden, deben ganárselos, individual y colectivamente.

Por los acontecimientos que hemos vivido en los últimos días, todo parece indicar que estos aspectos hacen aguas en nuestro municipio. Pero no nos podemos engañar, estos aspectos vienen haciendo agua desde hace ya muchos años.

Los miembros del Cuerpo de la Policía Municipal, al igual que todos los funcionarios municipales, son funcionarios de carrera, eso sí, con sus especificidades y circunstancias que no se pueden menospreciar ni soslayar, pero sin que ello deba significar que tengan, o deban tener, una situación preeminente dentro del colectivo de funcionarios.

Todo el colectivo de funcionarios está regulado por una legislación específica en el ámbito administrativo. Esta legislación les obliga y reconoce derechos que pueden y deben ejercer a través de sus representantes sindicales. Uno de estos derechos es la disposición de un “pacto” o “acuerdo regulador”, instrumento que debería regular todos sus derechos y relaciones con la Administración, con el Gobierno Local. Decimos debería, porque desde enero del 2005, ya hace 12 años, este colectivo no dispone de ningún acuerdo o pacto que regule sus condiciones laborales. Sabiéndose conocedores del derecho que les ampara, no se conoce, desde el año 2005 hasta la fecha, hayan existido protestas, muy legitimas, tendentes a conseguir disponer de ese acuerdo regulador donde estuvieran plasmadas todos sus derechos entre los cuales está la valoración de los puestos de trabajo (RPT), también las especificidades que tanto afectan al Cuerpo de la Policía como son los turnos (cuadrante). ¿Por qué ahora se quejan y protestan?

En enero del 2008, hace nueve años, el concejal delegado de personal, el cabo jefe, y dos policías, que dicen ser miembros de la Junta de Personal, llegan a un acuerdo implantando el cuadrante 3×6 y otra serie de condiciones laborales que afectaban de forma exclusiva al colectivo que forma el Cuerpo de Policía. Este acuerdo trasgredía, en nuestra modesta opinión, los más elementales principios de negociación, especialmente al realizarse sin la intervención de la Junta de Personal, única competente para ello y sin la aprobación del órgano competente, el Pleno. Sin embargo ha estado en funcionamiento, al menos en lo relativo al cuadrante, desde hace 9 años sin que nadie haya puesto el grito en el cielo: Ni los miembros del Cuerpo de Policía, ni la Junta de Personal, ni el resto de funcionarios ¿Por qué?

Desde el 29 de octubre de 1993 es exigible la existencia de un Reglamento del Cuerpo de Policía Local, norma que debería ser de referencia para la organización y funcionamiento del Cuerpo. Después de más de 24 años Valdemorillo no dispone de este Reglamento que debería servir de referencia para todos los problemas que el cuerpo tiene planteados en Valdemorillo. ¿Por qué las diferentes Corporaciones no se han preocupado de este asunto? ¿Por qué la Junta de Personal tampoco ha dicho nada sobre el tema? ¿Por qué el actual Gobierno Municipal ha tardado 18 meses en intentar resolver este problema? ¿Por qué tampoco han dicho nada los miembros del Cuerpo?

En el año 2007, debido al convenio sobre la BESCAM firmado con la Comunidad de Madrid se incorporaron al Cuerpo de Policía Municipal 20 miembros más. Con esa incorporación el cuerpo de Policía Local pasaba a tener 35 policías dependiendo jerárquicamente, todos ellos, de un único mando, el cabo jefe. Una autentica aberración de estructura que se ha venido arrastrando, casi con la misma precariedad, hasta hace unos días. ¿Por qué ahora los miembros de la policía se quejan de la estructura de mando y no antes?

El pasado 17 de noviembre el Pleno de la Corporación aprobó una nueva RPT. En ésta se observa, según nuestra modesta opinión, varios problemas en la valoración que afecta de forma directa, entre otros, a los miembros de la Policía Municipal. Curiosamente esta aprobación plenaria está precedida de una votación de la Comisión Paritaria realizada el 27.10.2016 en la que se aprueba la citada RPT con la abstención de los representantes de los sindicatos UGT y CPPM, miembros del Cuerpo de la Policía Local. Es obvio que el voto negativo de estos dos miembros no hubiera cambiado el sentido mayoritario de la Comisión Paritaria, pero es obvio que hubieran dejado patente su oposición lo que les hubiera habilitado para interponer los correspondientes recursos.

Por si todo esto era poco, el pasado 27 de diciembre, suponemos que después de algunas negociaciones de las cuales desconocemos todo, por parte de la Alcaldía se decreta, previa petición del Concejal de Seguridad, un nuevo cuadrante en el que no se observa una rutina concreta de NxM (“N” días de trabajo y “M” de descanso) pero con el que sí parece pretenderse cubrir la jornada anual de 1.617 horas de trabajo para igualarles, entendemos, con la jornada que viene realizando el resto de funcionarios. Este decreto parece ser la antesala de la concentración de queja realizada por un grupo de policías realizada el 30 de diciembre pasado.

Existe en el ambiente social de Valdemorillo, incrementado en estos días quizás por los acontecimientos citados, la idea de que el Cuerpo de Policía Municipal no funciona. Que están más interesados en sus condiciones socio-laborales que en el desempeño de sus funciones, como cabria esperar. En otras palabras la imagen del Cuerpo de Policía Municipal está muy degradada entre los vecinos de Valdemorillo. Según nuestra modesta opinión urge recuperar la imagen y reputación del Cuerpo de Policía Municipal. Para ello:

Vemos estrictamente necesario aprobar, con urgencia, el Reglamento de Funcionamiento del Cuerpo de Policía. Simultáneamente a este objetivo debe establecerse y ponerse en funcionamiento, con la misma urgencia, una estructura de mando que cumpla con la normativa vigente.

Urge llegar a un Acuerdo de Personal con los funcionarios, incluidos los policías. Este Gobierno lo debería haber arrancado el 15 de junio de 2015. La Junta de Personal lo debería haber denunciado en febrero del 2005. En este Pacto deberían estar incluidas todas las circunstancias de turnicidad, nocturnidad y aspectos especiales del desarrollo de su trabajo que tanto afecta al Cuerpo de Policía y al personal dedicado a otros servicios.

Urge solucionar los problemas con los que ha nacido la reciente RPT en la que de forma más efectiva deben intervenir la Junta de Personal y los representantes sindicales de los empleados laborales.

Urge sentarse a negociar un nuevo convenio colectivo para el personal Laboral pendiente de negociación y/o revisión desde el principios del 2007.

Debemos tener muy presente que el capitulo 1, personal, consume más del 50 % del presupuesto municipal. Solo la Policía representa el 20 % del total de gastos.

¡Un esfuerzo merece la pena! Pero como es obvio no a cualquier precio.

La Junta Directiva.

Valdemorillo, a 9 de enero de 2017.

¡Al pueblo, todo el respeto del mundo!

Premisa básica y fundamental de todo gobernante.

Pero parece ser que, al menos, un miembro del gobierno de Valdemorillo la ha perdido, si es que alguna vez la ha tenido.

El P.AN.V no puede admitir que se nos culpe por haber ejercido nuestros derechos y además de haberlos ejercido con el máximo respeto a la legalidad. Por ello hemos girado la siguiente carta a toda persona que potencialmente puede ser la responsable.

Dice un sabio adagio: Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil

Este gobierno municipal tiene uno o varios eslabones muy débiles. Es labor y responsabilidad de este gobierno identificarlo y deshacerse de él. Si no lo hace, en el Partido Anticorrupción de Valdemorillo tendremos muy claro que todos los miembros de este Gobierno comulgan con esa filosofía de desprecio y burla hacia los ciudadanos de Valdemorillo.

La Junta Directiva

Valdemorillo, a 02 de enero de 2017