Categoría: Uncategorized

Esto es lo que tenemos en Valdemorillo

Un grupo de concejales que, con su voto positivo unos y el resto con su abstención, nos están diciendo que con una dotación presupuestaria de 237.327,80 € son capaces de pagar un gasto de 507.522,38 €.

A juzgar por lo manifestado en el pleno del 19 de julio pasado, el interventor, habilitado nacional, D. Antonio Ramón Olea Romacho, es de la misma opinión, pues según las citadas manifestaciones este señor propone al pleno la desestimación de las alegaciones presentadas por nosotros. La motivación que da el interventor y en la cual basan su votación los concejales es que “las alegaciones no se someten a lo estipulado en el artículo 22.2 del Real Decreto 500/1990”.

Al objeto de que quien esto lee pueda tener su propio criterio, dice el citado artículo 22.2:

“Únicamente podrán establecerse reclamaciones contra el presupuesto:

  1. A) Por no haberse ajustado su elaboración y aprobación a los trámites legales
  2. B) Por omitir el crédito necesario para el cumplimiento de obligaciones exigibles a la entidad loca, en virtud de precepto legal o de cualquier otro Titulo legitimo (artículo 151.2, b), LRHL).
  3. C) Por ser de manifiesta insuficiencia los ingresos con relación a los gastos presupuestados o bien estos respecto a las necesidades para las que estén previstos (articulo 151.2, c), LRHL).”

Debemos aclarar que la LRHL es una ley derogada por el Real Decreto Legislativo 2/2004, que en su artículo 170.2 expresa lo mismo que el RD 500/1990. Parece ser que el señor interventor, aun siendo una norma muy posterior no la conoce.

Lo que nosotros decíamos en nuestras alegaciones era que: Ver texto de alegaciones en ANEXO

“Por un lado el presupuesto del 2018 (que es la prórroga del 2017) adolecía de un grave error: No se puede prorrogar el presupuesto de una partida de inversión si esta había sido ya realizada. Lo que para nosotros encajaría perfectamente en el epígrafe A) del RD, también en el epígrafe a) del artículo 170.2 del RDL

Por otro lado, parece meridianamente claro que el saldo final del crédito para el pago de los intereses en el 2018 (que resultaba ser de 237.327,80 €), es insuficiente para hacer frente a los pagos que exigía el Juzgado los cuales, siguiendo sus propios criterios para el año ejercicio 2018, serian de 507.522,38 €”

Lo que para un niño de primaria sería muy claro: 237 mil € es menor que 507 mil € y por consiguiente nunca se podrá pagar con la consignación presupuestaria aprobada, en su integridad, lo que exige el juez, no lo es para ningún concejal del consistorio ni tampoco para el interventor municipal.

¿Será que ninguno de ellos, señores concejales y señor interventor, ha superado los conocimientos mínimos que se exigen en una enseñanza básica?, ¿o será que actúan de mala fe?

Sobre la primera alternativa, conocimientos mínimos, que los propios concejales e interventor se manifiesten. En todo caso, con la decisión tomada sobre el asunto desgraciadamente no lo demuestran.

Sobre la segunda alternativa, sí podemos manifestarnos en relación con la actitud de la señora concejal Dña. Pilar López Partida que, vehementemente y con una cierta sorna, nos vino a decir que “dejáramos de poner alegaciones pues siempre eran desestimadas por los interventores”. Y efectivamente, lleva toda la razón. Es la práctica habitual que siguen o han seguido los interventores de este Ayuntamiento. Pero ello no significa que siempre tangan razón. A esta señora concejala le debemos recordar un par de ocasiones en las que los informes de los interventores estaban muy lejos de ser profesionales. Hay muchas más.

Una, cuando el interventor manifestó, apoyado por el arquitecto y el secretario municipal, que era correcto incrementar un presupuesto de obra en más de 61 millones de Ptas., porque sí, por la cara. El tribunal les puso a caer de un burro y declaró el incremento improcedente y nulo. No obstante, la Sra. López Partida, en contra de los intereses del Ayuntamiento, anunció al Tribunal Supremo el recurso de casación.

Otra, cuando en más de una ocasión le habíamos manifestado que las cuentas del Ayuntamiento estaban falseadas en nada más y nada menos que del orden de 4 millones de €. El entonces interventor desestimaba las alegaciones porque las cuentas eran totalmente correctas, según manifestaba. La realidad terminó imponiéndose y la Sra. López y el entonces interventor accidental no tuvieron más remedio que promover una revisión y ajustes de los saldos contables mantenidos deliberadamente falsos para evitar la intervención del Ministerio de Hacienda.

Solo nos queda esperar que cuando se encuentren con una insuficiencia de crédito para hacer frente a los pagos sobre intereses que el juzgado determina pagar en este ejercicio lo pongan de su bolsillo.

En Valdemorillo, 19 de septiembre de 2018

La Junta Directiva

 

ANEXO

Difícil saber a qué atenernos

Cuando las manifestaciones, decisiones y actuaciones son erráticas es seguro caer en contradicciones de bulto, importantes.

Esto es lo que con mucha frecuencia encontramos en el Ayuntamiento de Valdemorillo, y cuando decimos Ayuntamiento nos referimos a sus órganos de poder: Alcaldía, Junta de Gobierno y Pleno Municipal al que pertenecen, conviene recordar, todos los concejales, los del gobierno y los de la oposición.

Ponemos un ejemplo de la contradicción entre lo que dicen y lo que hacen o dejan hacer:

El pasado 19 de enero el Pleno de la corporación discutió la conveniencia, o no, de la gestión de la organización de la feria taurina de San Blas 2018 por el Ayuntamiento, en lugar de que lo hiciera el contratista en base a contrato firmado en el año 2002 con una duración de 12 años ampliado después a 25. Pues bien, la votación de esa propuesta de la alcaldía fue rechazada con los votos en contra de IU-Podemos y la abstención del PP, PSOE y C´s.

En los plenos celebrados en febrero y marzo hemos podido escuchar preguntas relativas a gastos pagados directamente por el Ayuntamiento y relacionados con pagos a novilleros y ganadería. En total, según nuestras notas, unos 50.000 €,. Ante estos pagos que, como es evidente, van en contra de lo acordado por el Pleno, ninguno de los concejales de los que no quisieron aprobar la alternativa presentada por el gobierno han realizado ni una sola protesta o recriminación, ¡Como si no fuera con ellos!. No sabemos lo que, en relación a estos pagos, haya manifestado la interventora, que para algo está, y no solo para comprobar si el gasto está respaldado por partida presupuestaria y esta tiene crédito suficiente, sino también que el gasto cumpla los acuerdos también es importante.

Ante esta falta de coherencia entre el discurso, la decisión y la actuación, los ciudadanos nos debemos preguntar, ¿qué esconden todos los grupos políticos en relación a la organización y pago de la fiesta taurina de Valdemorillo? ¿ Tienen todos algo que esconder o simplemente no tienen la menor idea de lo que están diciendo o haciendo? ¿Hay algún interés inconfesable que todos pretenden esconder?

Resulta curioso que un detalle, no menor, como es el compromiso del contratista de organizar 5 corridas/novilladas año tras año se vea vulnerado por el contratista al organizar menos festejos y sin embargo, el Ayuntamiento paga mucho más de lo contractualmente estipulado y sin embargo los concejales callan y callan. Y no hablemos de los escalafones comprometidos de los toreros cuyo exponente máximo ha sido este año donde dos toreros entraron en la plaza como novilleros. Difícil tesitura para cumplir los requisitos mínimos del escalafón contemplado en contrato.

Todo esto huele a podrido y solo se soluciona con información de todos los detalles que, el Ayuntamiento, niega sistemáticamente.

¡ALGO ESCONDERA CUANDO NO QUIERE ENSEÑARLO!

La Junta Directiva

En Valdemorillo, el 18 de abril de 2018

La señora Alcaldesa quiere engañar al pueblo

A los taurinos y a los que no lo son, pagando mucho más por mucho menos

El pasado viernes, 26 de enero, el Ayuntamiento presentó, en un acto ya tradicional, lo que será el programa de fiestas de San Blas y muy específicamente el cartel de la feria taurina 2018.

Seguro que el homenaje a los fallecidos ganadero y torero se lo merecen, pero es bajo todo punto inentendible e inadmisible que amparándose en ese homenaje pasaran de puntillas sobre los aspectos más relevantes de las corridas, toreros novilleros y ganaderías, que conforman el cartel de esta feria del 2018.

Ahora, viendo el cartel podemos entender las razones por las cuales empresario y Ayuntamiento no quisieron entrar en detalles que a todos interesa pero de forma especial a los aficionados taurinos.

En el cartel de promoción nos encontramos el siguiente pequeño cuadro:

En él podemos ver que, asimilando corrida con suelta de vaquillas, haciendo uso de una bajeza moral incalificable, pretende engañarnos y decirnos que se organizan seis festejos taurinos.

Señora alcaldesa, Vd., en el desempeño de sus funciones, debe saber que el empresario, en este caso Construcciones Edisan, S.A., está obligado a organizar, a su entera costa, cinco festejos taurinos en la feria de San Blas, entre corridas y novilladas picadas. Solo organiza tres festejos de esos cinco y Vd. se lo consiente y aprueba.

Por otro lado le debemos también recordar que, según contrato, los toreros deben estar entre los primeros 30 del escalafón y los novilleros entre los 20 primeros. Juzgue, quien quiera, si se cumple esta clausula.

En la intervención de las corridas de toros de esta feria encontramos

ESPADA                                                                ESCALAFÓN

Paulita                                                              77

Pedro Gutiérrez “El Capea”                           84

Miguel Ángel León                                         101

Alberto Lamelas                                              50

Miguel de Pablo                                             132

Juan Miguel                                                     46

Ninguno la cumple, pero con un agravante, menos aun los espadas terceros de cada una de las ternas, que ni siquiera llegan a calificarse como toreros, sino que son novilleros y su escalafón 101 y 132, respectivamente, nos dice que no son precisamente de los primeros de su categoría.

En la intervención de la novillada encontramos:

ESPADA                                                          ESCALAFÓN

Antonio Catalán “Toñete”                             2

Ángel Téllez                                                  12

Alejandro Gardel                                          26

Corrida en la que, como se puede ver, solo dos de los novilleros cumple con el requisito de “dentro de los 20 primeros”. Vd., señora alcaldesa, admite y da por bueno este incumplimiento del contrato.

Señora alcaldesa, Vd. también debe saber que por los cinco festejos taurinos (corridas y novilladas) que el empresario está obligado según contrato, el Ayuntamiento se compromete a pagar “HASTA 78.131,75 € IVA INCLUIDO”, y Vd., mucho nos tememos, esté dispuesta a pagar, como en el ejercicio 2017, más de 172.000 €, según se manifestó en el último pleno. Vd. caprichosamente ha pagado en el 2016 y 2017 más de lo estipulado en el contrato y, por lo que se oye, está dispuesta a seguir el mismo camino en el 2018. Le pedimos y exigimos nos de cuenta pormenorizada de por qué todo este desmán y donde van estos sobrepagos.

Señora alcaldesa, como persona, Vd. está en su pleno derecho en gastar de su bolsillo lo que bien le apetezca, pero en el desempeño de sus función de alcaldesa está obligada, si o sí, a cumplir lo estipulado en el contrato firmado el 4 de julio de 2002 entre el Ayuntamiento que preside y el concesionario Construcciones Edisan, S.A., pero sobre todo y ante todo está obligada a no arrastrar consigo al entorno de empleados públicos que le rodean.

Y no se olvide, señora alcaldesa, del festejo taurino de septiembre. El pueblo y la intervención municipal tampoco debería. Nosotros no nos olvidamos.

Las Junta Directiva

Valdemorillo, 3 de febrero de 2018

Falsa, como el duro sevillano

Como en años anteriores, nos enfrentamos ante una cuenta general que de lo único que puede presumir es de no reflejar fielmente la realidad económica del Ayuntamiento de Valdemorillo.

Ante esta realidad, tozuda, que se repite año tras año sin que nadie en el Ayuntamiento haga nada para solucionarlo, el P.AN.V, fiel a sus principios ha dejado constancia de los problemas que, en nuestros modestos conocimientos, hemos podido observar. (Ver documentos entregados).

Con la presente queremos dejar constancia de los puntos generales más significativos a través de los cuales se derivan el resto de los problemas:

Primero de todo, debemos manifestar que el Ayuntamiento incumple en lo más básico de la formalidad: La cuenta general se presenta a la Comisión Especial de Cuentas sin expresar en el expediente lo que la normativa les exige, “manifestar de forma explícita que esta cuenta general refleja la imagen fiel de la situación económica del Ayuntamiento”; En la cuenta general brillan por su ausencia las notas aclaratorios sobre aquellos aspectos más significativos y/o que no estén claros, de esta forma se quiebra uno de los objetivos básicos de la cuenta general, que sea entendible por los ciudadanos; En la formulación del Balance y la Cuenta de Resultados no se siguen las instrucciones contables, razón por la cual es difícil identificar qué cuentas de las que aparecen son las que tienen saldo; Y por si lo anterior fuera poco, se presenta fuera de los plazos legales.

Ante estos aspectos generales, ningún concejal ha dejado patente su disconformidad. Ni un voto en contra.

En segundo lugar, detectamos que no se siguen los procesos contables de forma rigurosa de tal forma que hay cuentas financieras que no recogen lo que deberían, lo que provoca que los saldos que se trasladan al Balance, a la Cuenta de Resultados, al Patrimonio Neto y a la Variación de Flujos de Efectivo no se correspondan con la realidad, falseando sus saldos y por consiguientes las conclusiones que, a través de ellas, se puedan deducir.

En tercer lugar, de la cuenta general se puede deducir que el Ayuntamiento no dispone de un inventario de bienes y derechos que pueda entenderse actualizado, así: No se sabe los bienes que están dados en concesión administrativa a la empresa privada tales como el parking público de la C/. La Paz, el edificio de Plainco, la plaza de toros y el colegio Zola; No existe inventario del Patrimonio Público del Suelo; No existe inventario separado relacionado con las infraestructuras del agua; No aparece en el inmovilizado no corriente la inversión financiera en el capital social del Canal de Isabel II Gestión. Consecuencia de todos estos problemas anterior, de esta anormal opacidad, podríamos estar alimentando las cuentas de los investigados por los casos Gürtel, Púnica y/o Lezo. No podemos olvidar que empresas involucradas en estos casos han trabajado creando inversiones para el Ayuntamiento tales como Licuas, Arpegio, Canal y Teconsa.

Esta falta de inventario y consecuentemente de su amortización nos podría estar ocultando una descapitalización del Ayuntamiento que, por cierto, ya se observa en ciertos inmovilizados tales como vehículos, callejero, y algunos edificios instalaciones e infraestructuras cuya situación se muestra penosa o inoperante. En otras palabras, la cuenta de Resultado no refleja la realidad y este déficit de fidelidad se traslada al Balance y, dentro de este, al Patrimonio Neto.

En cuarto lugar, reincidiendo sobre el inmovilizado debemos manifestar que es penoso que como tal inmovilizado material aparezca una partida con valor negativo, como consecuencia de una amortización de terrenos lo cuales no existen dentro del grupo. Este signo negativo, independientemente de su valor absoluto, debería alertar a cualquiera, de que en esta cuenta general hay algo que está mal, muy mal.

En quinto lugar, el Balance, no recoge toda la deuda que es exigible. No podemos ver cuál es la deuda con AFAR 4, debida al incumplimiento por parte del Ayuntamiento del Convenio Prado Colladillo-Las Portaleras; Tampoco la deuda con la Hacienda Pública debido a excesos de ingresos en ejercicios pasados; Tampoco la situación deudora o acreedora con el Canal. Tampoco los fondos o garantías prestados en metálico y con carácter de largo plazo, salvo que estos, en una acción claramente irresponsable, se hayan devuelto.

Finalmente, en el documento resuntivo cobros pendientes de ejercicios cerrados se observa un incremento de los saldos de este concepto por valor de más de 0,5 millones €, correspondientes a saldos de los ejercicios 2003 a 2012. Esto, que en un principio resulta claramente positivo, es difícilmente entendible que después se incluyan, en su totalidad, en los saldos de dudoso cobro y todo ello sin ningún tipo de explicación o anotación marginal lo que alienta cualquier tipo de especulación.

Por todo ello, el P.AN.V cree que esta cuenta general no se merece la aprobación de ningún concejal responsable y coherente. El voto favorable solo podrá entenderse bajo la sospecha de querer esconder irregularidades.

Urgen las acciones de corrección de todas las irregularidades y anomalías que se observan en esta cuenta general y todo ello previo a su aprobación.

La Junta Directiva.

Valdemorillo, el 13 de septiembre de 2017

Documentos adjuntos:

20170816 – Alegaciones

20170830 01 – Alegaciones

20170830 02 – Alegaciones

20170901 – Alegaciones

¡VERGÜENZA AJENA!

Que sean otros los que defiendan lo que, por tu cargo, deberías defender, no debe ser muy gratificante.

Recordamos que el P.AN.V presentó, el 18 de octubre último en los Juzgados de San Lorenzo de El Escorial, denuncia de unos hechos y circunstancias del ayuntamiento de Valdemorillo en la convicción de que los citados hechos tenían relevancia jurídica-penal. Aquella presentación motivo que los dos grupos, hoy expulsados del equipo de gobierno, presentaran días después ante la fiscalía de Madrid lo que ellos llamaron denuncia de los hechos puestos en evidencia por la auditoría. Sobre esta actuación disfrutamos el más absoluto silencio.

Ayer, después de varias idas y venidas de la denuncia por nosotros presentada en octubre último, el P.AN.V se personó como acusación particular con la intención de hacer valer ante la judicatura, junto con la fiscalía, lo que nosotros creemos son graves irregularidades en la gestión económica del ayuntamiento de Valdemorillo, irregularidades que creemos llegan a la categoría de ilícitos penales de los cuales deben hacer frente quienes los han cometido.

Esta función de defensa de los interés generales del Ayuntamiento le corresponden por obligación legal y democrática a quien gobierna el Ayuntamiento y que por orden jerárquico son: La señora alcaldesa, la Junta de gobierno y el Consistorio. Como todos han abandonado esta obligación, repetimos legal y democrática, el Partido Anticorrupción de Valdemorillo, con todas las trababas habidas y por haber, por parte de quienes nos gobiernan, ha tomado la decisión de ejercer libremente esa defensa, que en realidad es una acusación tendente a conseguir que quien la haya hecho que la pague.

¡Los vecinos de Valdemorillo no tienen porque ser siempre los pagadores de los desmanes de los malos políticos!

Puntualmente iremos comunicando todos aquellos hechos relevantes que sobre el asunto vayan surgiendo.

La Junta Directiva.

Valdemorillo, 18 de mayo de 2017

¡Qué Canal!

Si Isabel II levantara la cabeza, Sta. Engracia 125 se quedaría vacía.

Como es bien sabido, el P.AN.V es un partido de ámbito local que, de forma general, solo toca temas locales, de Valdemorillo. ¿Qué pintamos entonces sacando y opinando sobre el tema Canal, ahora candente, por las actuaciones de lo que ha sido su cúpula directiva?

Muy simple, y de forma súper rápida: Valdemorillo, sus vecinos consumimos al año en el entorno de 2 Hm3 de agua (que son 2.000.000 de m3), lo que supone haciendo números, también rápidos, un negocio de 4 millones de euros al año. Repetimos, son números medios y ya se sabe lo que pasa cuando tenemos tarifas de agua difícilmente comprensibles para personas racionales. Con esta información, un negocio de 4 mill. € al año donde intervienen el Canal y Ayuntamiento, creemos que nos da pie para en estos momentos realizar nuestro análisis y comentarios.

Pero es que además:

Debemos recordar que en el año 2014, y por la iniciativa de cuatro Entidades Urbanísticas que recurrieron los convenios subscritos entre el Canal, la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento de Valdemorillo en el año 2012, estas instituciones, para escapar a la acción de la Justicia, anularon los citados convenios del 2012 y establecieron unos nuevos dejando de esta forma la denuncia presentada sin objeto jurídico. ¿Que tipo de administración son esas que hacen esto con sus ciudadanos? En cualquier país democrático los responsables de esta forma de actuar estarían desterrados de por vida en lo mas recóndito de la Siberia estalinista.

Tampoco debemos olvidar que en la año 2015 el ayuntamiento de Valdemorillo en connivencia con el Canal de Isabel II y con las Juntas directivas de las Urbanizaciones, Puentelasierra y Cerro Alarcón presentaron a los vecinos la propuesta de firmar unos convenios en los que, según se decía, se podría conseguir una reducción en los precios de licitación del 35 %. Los proyectos significaban IVA no incluido los importes de 3,6 y 8 millones respectivamente. En estos momentos vemos en todos los medios de comunicación las razones de por qué podía pasar eso.

Desde el año 2005 el Canal y el Ayuntamiento, en base a un convenio, vienen cobrando a los vecinos del Casco Central Urbano y de Cerro Ampliación lo que han venido en llamar cuota suplementaria que en un inicio era de 0,15 €/M3 y que se ha venido incrementando hasta llegar cerca de los 0,20 € en estos momentos, dinero del que no se sabe quien lo cobra: El Ayuntamiento dice que lo cabra el Canal y éste que lo cobra el primero, ni tampoco como se ha venido utilizando.

Pero aun hay mas, en el convenio firmado en el 2012, al que hacemos referencia mas arriba, publicado en BOCM, ver

http://w3.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2014/06/30/BOCM-20140630-13.PDF

dice que a 31.12.2011 estaba renovada el 49,35 % de la red y el Ayuntamiento debía al Canal 481.462,01 €.

Cuando dos años más tarde se firma el convenio del 2014, ver

“http://w3.bocm.es/boletin/CM_Orden_BOCM/2014/06/30/BOCM-20140630-13.PDF”, se dice que a 31.12.2013 estaba renovada el 49,35 € de la red y se debía al Canal 936.991,91 €.

Es decir: se ha recaudado, quien lo haya hecho (a los vecinos se lo cobra el Canal y este no lo ingresa en las arcas municipales, así lo dicen las cuentas) dos años de cuota suplementaria, no se ha realizado ninguna renovación y se ha incrementado la deuda con el Canal en 455.529,9 €. ¿Alguien lo puede explicar?

En el P.AN.V tenemos claro que en el Ayuntamiento nadie lleva el control de lo que está pasando. Esto lo demuestra la Cuenta General, documento oficial que lo debería de recoger y no lo hace. Ya sabemos lo que pasa cuando no hay control: caso Gürtel, caso Auditorio, caso Púnica,……,, y el ultimo, caso Lezo.

Por esto hemos pedido oficialmente al Ayuntamiento que queremos ver. Por un lado los proyectos ejecutados en relación a la renovación de red (201701514/2017.03.29) y por otro lo recaudado en concepto de cuota suplementaria, empleos y saldos (201701513/2017.03.29)

Visto lo que en estos días nos están enseñando, visto la negativa que siempre ha mostrado este Ayuntamiento en mostrar estos datos, la deducción es evidente: Ni el Ente público Canal de Isabel II, ni Canal de Isabel II Gestión, SA. ni la Comunidad de Madrid, ni el ayuntamiento de Valdemorillo nos merecen la mínima confianza.

La Junta directiva.

Valdemorillo, a 22 de abril de 2017

No hay vuelta de hoja

Al objeto de hacer nuestra contribución a una mayor claridad en lo relativo a la jornada de trabajo en el ayuntamiento de Valdemorillo, realizamos esta incursión en la norma que lo regula. Si Hubiera algún error en nuestro análisis, lo subsanaremos con la aportación de la normativa correspondiente

1). Dice la Ley 2/2012, de 29 de junio, en su Disposición Adicional

2). Dice la misma ley en su Disposición Final.

No conocemos ninguna norma derogatoria de estas estipulaciones por lo que podemos concluir que en una situación normal, la jornada media efectiva debería ser de 37 horas 30 minutos, lo que equivale a 7 horas 30 minutos diarios.

Para el 2017 el calendario laboral oficial dice que tenemos los siguientes días inhábiles:

105 días, sábados y domingos.

13 días, festivos nacionales, autonómicos y locales.

Por lo que en el ejercicio 2017 tendremos un total de 247 días hábiles.

3). El Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, dice en su artículo

4). La misma norma anterior dice en su Disposición adicional

Por lo que, todo empleado público tendrá derecho a vacaciones, como mínimo, a 22 días hábiles, y un máximo de 26 días según la antigüedad de cada uno.

5). Además, según dice la anterior normativa en su articulo

6). Y en su disposición adicional

Según esto último, el empleado público tendrá, en concepto de asuntos particulares, tradicionalmente llamados días canosos y mocosos, 6 días laborables, días que se podrán ver incrementados, si se acuerdan, en 2 días para la antigüedad de 18 años, en 3 días a partir de una antigüedad de 24 años, en 4 días para la antigüedad de 27 años, incrementados en un día por cada trienio adicional.

Considerando, por tanto, las condiciones generales, el empleado público tendrá derecho a un mínimo de 28 días hábiles libres y que corresponden a:

22 días hábiles por vacaciones.

6 días hábiles libres por permiso particular.

Por tanto según Ley, el ayuntamiento de Valdemorillo debería establecer una jornada anual para todo trabajador, sea funcionario o laboral de 219 días de trabajo, que traducido en horas anuales serian de 1.642 horas 30 minutos de trabajo efectivo.

Como es obvio, cada empleado público, considerado particularmente, tendrá derecho adicionalmente a los días libres acorde a sus circunstancias de antigüedad y familiares fijados y establecidos en el citado Real Decreto Legislativo 5/2015, tales como por enfermedad familiar, por cambio de residencia, por fallecimiento de familiar, exámenes, etc., etc. …

Pero como criterio general, fijado por Ley, y esto no es negociable, el empleado público, entre los que están la policía, debe realizar un total de 1.642,5 horas efectivas en el ejercicio 2017.

7). Para cerrar todo este entramado de normas tenemos el Decreto 112/1993, de 28 de octubre, por el que se prueba el Reglamento Marco de las Policías Locales de la Comunidad de Madrid que, en su artículo 23, establece:

Es decir, la Policía Municipal de Valdemorillo, como funcionarios que son, debe realizar la jornada anual de 1.642,5 horas. Como es obvio, le asiste también los derechos adicionales que le corresponda según sus circunstancias personales y familiares.

Tampoco nos son ajenas las circunstancias laborales tales como penosidad, turnicidad, peligrosidad, festividad, nocturnidad y otras circunstancias o factores que se pudieran dar y a los cuales pudiera estar sometida la Policía Local, que deben ser objeto de valoración en la respectiva RPT y nunca fuera de ésta.

Desde P.AN.V reiteramos que las estipulaciones legales, como puede ser la jornada laboral anual, para el 2017, de 1.642,5 horas, (jornada media efectiva semanal de 37,5 horas), no pueden ni deben ser objeto de negociación colectiva.

 

Valdemorillo, 3 de febrero de 2017

La Junta Directiva

EL Cuerpo de Policía municipal de Valdemorillo

Autoridad, Confianza, Respeto, son aspectos esenciales en el ámbito de la POLICIA MUNICPAL. A los miembros de la policía se les inviste, en un primer momento, de una cierta autoridad. Es responsabilidad de los miembros del cuerpo cultivarla y ampliarla. El respeto y la confianza no se les conceden, deben ganárselos, individual y colectivamente.

Por los acontecimientos que hemos vivido en los últimos días, todo parece indicar que estos aspectos hacen aguas en nuestro municipio. Pero no nos podemos engañar, estos aspectos vienen haciendo agua desde hace ya muchos años.

Los miembros del Cuerpo de la Policía Municipal, al igual que todos los funcionarios municipales, son funcionarios de carrera, eso sí, con sus especificidades y circunstancias que no se pueden menospreciar ni soslayar, pero sin que ello deba significar que tengan, o deban tener, una situación preeminente dentro del colectivo de funcionarios.

Todo el colectivo de funcionarios está regulado por una legislación específica en el ámbito administrativo. Esta legislación les obliga y reconoce derechos que pueden y deben ejercer a través de sus representantes sindicales. Uno de estos derechos es la disposición de un “pacto” o “acuerdo regulador”, instrumento que debería regular todos sus derechos y relaciones con la Administración, con el Gobierno Local. Decimos debería, porque desde enero del 2005, ya hace 12 años, este colectivo no dispone de ningún acuerdo o pacto que regule sus condiciones laborales. Sabiéndose conocedores del derecho que les ampara, no se conoce, desde el año 2005 hasta la fecha, hayan existido protestas, muy legitimas, tendentes a conseguir disponer de ese acuerdo regulador donde estuvieran plasmadas todos sus derechos entre los cuales está la valoración de los puestos de trabajo (RPT), también las especificidades que tanto afectan al Cuerpo de la Policía como son los turnos (cuadrante). ¿Por qué ahora se quejan y protestan?

En enero del 2008, hace nueve años, el concejal delegado de personal, el cabo jefe, y dos policías, que dicen ser miembros de la Junta de Personal, llegan a un acuerdo implantando el cuadrante 3×6 y otra serie de condiciones laborales que afectaban de forma exclusiva al colectivo que forma el Cuerpo de Policía. Este acuerdo trasgredía, en nuestra modesta opinión, los más elementales principios de negociación, especialmente al realizarse sin la intervención de la Junta de Personal, única competente para ello y sin la aprobación del órgano competente, el Pleno. Sin embargo ha estado en funcionamiento, al menos en lo relativo al cuadrante, desde hace 9 años sin que nadie haya puesto el grito en el cielo: Ni los miembros del Cuerpo de Policía, ni la Junta de Personal, ni el resto de funcionarios ¿Por qué?

Desde el 29 de octubre de 1993 es exigible la existencia de un Reglamento del Cuerpo de Policía Local, norma que debería ser de referencia para la organización y funcionamiento del Cuerpo. Después de más de 24 años Valdemorillo no dispone de este Reglamento que debería servir de referencia para todos los problemas que el cuerpo tiene planteados en Valdemorillo. ¿Por qué las diferentes Corporaciones no se han preocupado de este asunto? ¿Por qué la Junta de Personal tampoco ha dicho nada sobre el tema? ¿Por qué el actual Gobierno Municipal ha tardado 18 meses en intentar resolver este problema? ¿Por qué tampoco han dicho nada los miembros del Cuerpo?

En el año 2007, debido al convenio sobre la BESCAM firmado con la Comunidad de Madrid se incorporaron al Cuerpo de Policía Municipal 20 miembros más. Con esa incorporación el cuerpo de Policía Local pasaba a tener 35 policías dependiendo jerárquicamente, todos ellos, de un único mando, el cabo jefe. Una autentica aberración de estructura que se ha venido arrastrando, casi con la misma precariedad, hasta hace unos días. ¿Por qué ahora los miembros de la policía se quejan de la estructura de mando y no antes?

El pasado 17 de noviembre el Pleno de la Corporación aprobó una nueva RPT. En ésta se observa, según nuestra modesta opinión, varios problemas en la valoración que afecta de forma directa, entre otros, a los miembros de la Policía Municipal. Curiosamente esta aprobación plenaria está precedida de una votación de la Comisión Paritaria realizada el 27.10.2016 en la que se aprueba la citada RPT con la abstención de los representantes de los sindicatos UGT y CPPM, miembros del Cuerpo de la Policía Local. Es obvio que el voto negativo de estos dos miembros no hubiera cambiado el sentido mayoritario de la Comisión Paritaria, pero es obvio que hubieran dejado patente su oposición lo que les hubiera habilitado para interponer los correspondientes recursos.

Por si todo esto era poco, el pasado 27 de diciembre, suponemos que después de algunas negociaciones de las cuales desconocemos todo, por parte de la Alcaldía se decreta, previa petición del Concejal de Seguridad, un nuevo cuadrante en el que no se observa una rutina concreta de NxM (“N” días de trabajo y “M” de descanso) pero con el que sí parece pretenderse cubrir la jornada anual de 1.617 horas de trabajo para igualarles, entendemos, con la jornada que viene realizando el resto de funcionarios. Este decreto parece ser la antesala de la concentración de queja realizada por un grupo de policías realizada el 30 de diciembre pasado.

Existe en el ambiente social de Valdemorillo, incrementado en estos días quizás por los acontecimientos citados, la idea de que el Cuerpo de Policía Municipal no funciona. Que están más interesados en sus condiciones socio-laborales que en el desempeño de sus funciones, como cabria esperar. En otras palabras la imagen del Cuerpo de Policía Municipal está muy degradada entre los vecinos de Valdemorillo. Según nuestra modesta opinión urge recuperar la imagen y reputación del Cuerpo de Policía Municipal. Para ello:

Vemos estrictamente necesario aprobar, con urgencia, el Reglamento de Funcionamiento del Cuerpo de Policía. Simultáneamente a este objetivo debe establecerse y ponerse en funcionamiento, con la misma urgencia, una estructura de mando que cumpla con la normativa vigente.

Urge llegar a un Acuerdo de Personal con los funcionarios, incluidos los policías. Este Gobierno lo debería haber arrancado el 15 de junio de 2015. La Junta de Personal lo debería haber denunciado en febrero del 2005. En este Pacto deberían estar incluidas todas las circunstancias de turnicidad, nocturnidad y aspectos especiales del desarrollo de su trabajo que tanto afecta al Cuerpo de Policía y al personal dedicado a otros servicios.

Urge solucionar los problemas con los que ha nacido la reciente RPT en la que de forma más efectiva deben intervenir la Junta de Personal y los representantes sindicales de los empleados laborales.

Urge sentarse a negociar un nuevo convenio colectivo para el personal Laboral pendiente de negociación y/o revisión desde el principios del 2007.

Debemos tener muy presente que el capitulo 1, personal, consume más del 50 % del presupuesto municipal. Solo la Policía representa el 20 % del total de gastos.

¡Un esfuerzo merece la pena! Pero como es obvio no a cualquier precio.

La Junta Directiva.

Valdemorillo, a 9 de enero de 2017.